17 de junio de 2024
Lo tienen todo: sabrosas, saludables, nutritivas y deliciosas

La cereza, "Prunus cerasus" fruto del cerezo . Su origen geográfico no está del todo claro, pero se cree que proviene de los países que circundan el mar Negro y el mar Caspio, desde donde se expandieron hacia Europa y Asia durante el imperio romano. Es el único fruto de hueso no climatérico, es decir, que si se recolecta antes de tiempo no madura fuera del árbol. Por eso, se debe cosechar en el momento oportuno. Las cerezas maduran desde finales de primavera hasta principios de verano, siendo un periodo muy corto de recolección, en comparación con otras frutas. Pertenecen a la especie del género PRUNUS,  y tienen una semilla de gran tamaño recubierta de una dura cáscara a la que debe su nombre de "fruto en drupa", es decir, fruto carnoso que crece alrededor del hueso.

Valor nutricional:

  • Rica en hidratos de carbono, principalmente azúcares simples como fructosa, glucosa y sacarosa y su valor calórico es moderado respecto al de otras frutas.
  • Aporta cantidades considerables de fibra.
  • Contiene, aunque en pequeñas cantidades vitamina C, tiamina, folatos y provitamina A.
  • En cuanto a minerales, tiene cantidades importantes de potasio y en menor proporción, magnesio, hierro, fósforo y calcio.
  • Y como no, antioxidante.

Variedades: existen muchas, pero las principales son:

  • Cerezas dulces (Prunus avium
  • Cerezas ácidas o guindas (Prunus cerasus)
  • Duke: un híbrido entre las anteriores

Estacionalidad: su temporada depende de la variedad, pero en términos generales abarca los meses de mayo, junio, julio y agosto, alargándose algunas hasta septiembre.

Conservación: la mejor forma de conservarlas es metiéndolas después de la compra en la nevera en un recipiente en el que no estén apelmazadas.

                                             Ahora, ¡¡a disfrutar de las cerezas!!

 

Buscador

Buscador