19 de enero de 2024
La Red de Centros de Formación para el Consumo permite adentrarse en la importancia de tener una buena higiene bucodental desde edades tempranas.

Disfrutar de una buena salud bucodental desde que se es pequeño es un objetivo clave para garantizar una buena salud en general. Por ello es necesario adquirir hábitos saludables, tanto en el ámbito de la alimentación como en el ámbito de la higiene.

El consumo de gran cantidad de azúcares, refrescos, preparados de cacao, los denominados productos de bollería industrial, algunos panes y aperitivos destinados para el desayuno o la merienda, repercuten sin duda en un porcentaje elevado en la salud de nuestros dientes, favoreciendo en muchas ocasiones la aparición de caries, considerada “una de las enfermedades crónica más común y extendida”.

 “El 35% de los menores de 6 años presenta caries”, y “el 94% de los adultos jóvenes (35-44 años) en España presenta caries, es decir, unos 11 millones de sujetos afectados.” Atlas de Salud Bucodental en España 2022 - Consejo General de Dentistas.

Por ello, promover hábitos saludables en alimentación desde que se es pequeño es imprescindible, aunque nunca es tarde para cambiar, por lo que cuando se es adulto no hay nada perdido, y podremos mejorar nuestra salud bucodental mejorando muchas de nuestras rutinas tanto en alimentación como higiene dental.  Priorizar alimentos frescos y saludables, reducir los precocinados, variar y combinar los alimentos que conforman nuestros platos destacando los de origen vegetal asegurando así la presencia de variedad de nutrientes en el organismo, ayudará en la prevención de la aparición de infecciones y lidiar contra ellas en caso necesario. 

Recomendaciones.

  • Comer de todo sin olvidar por supuesto el grupo de alimentos reguladores como son las frutas, verduras y hortalizas. En este caso se puede además priorizar el consumo de alimentos de temporada que nutritivamente sean beneficiosos. Lo que supone en términos generales tener una alimentación equilibrada con aporte de nutrientes variados como son vitaminas, sales minerales, fibra, calcio, carbohidratos, proteína (también de origen vegetal), etc.
  • Es importante, sobre todo en edades tempranas, intentar reducir la cantidad de azúcar que se consume al día. Es significativo recordar que desde la Organización Mundial de la Salud se recomienda no superar la ingesta diaria de 25g de azúcar añadidos. Para ello es esencial que también las personas adultas de la casa adquiramos un hábito tan relevante como es la lectura del etiquetado, ya que sólo así podremos asegurar tener toda la información al respecto y ser conscientes de nuestra alimentación.
  • Tener en cuenta el cuidado de la higiene a la hora de manipular alimentos, ya que ello puede repercutir en un futuro en nuestra salud. Muchos de los gérmenes que pueden estar presentes en nuestras manos, si éstas no han sido lavadas adecuadamente, pueden llegar a los alimentos que manipulemos, y de ahí a nuestra boca. Ser ejemplos para los más jóvenes de casa está en nuestras manos.
  • Mantener un buen hábito en cuanto a higiene bucal se refiere. Cepillarse tras cada comida es esencial para eliminar bacterias y posibles restos de comida, así como dedicar 2 o 3 minutos para asegurarnos de que lo estamos haciendo correctamente. Por otro lado, no hay que olvidarse de limpiar la lengua. Este órgano también acumula gran cantidad de bacterias y debe de formar parte de la limpieza bucal.
  • Priorizar el uso de productos de higiene más ecológicos. Para ello, en la Red de Centros proponemos recetas sostenibles y ecológicas en cuanto a la pasta de dientes y el colutorio, que ayudarán a tu salud bucodental.

 

Imagen: "https://www.freepik.es/foto-gratis/vista-frontal-productos-ecologicos_"

Buscador