14 de junio de 2024
El deporte y la actividad física no tiene edad ni condición, y montar en bicicleta puede ser una práctica además de saludable, muy respetuosa con el medio ambiente.

Con el objeto de destacar la necesidad imperiosa de cuidar del planeta y entorno que nos rodea para que el futuro sea más saludable, se ha conmemorado el pasado día 3 de junio el Día mundial de la bicicleta, destacando que no sólo sirve como medio de ocio y entretenimiento, sino también como medio de transporte eficaz, eficiente y activo.

Fue la Asamblea General de las Naciones Unidas quienes valoraron la importancia que tenía para la sociedad en su conjunto conmemorar este día, tal y como en su portal se refleja, “Alienta a los interesados a poner de relieve y promover el uso de la bicicleta como medio para fomentar el desarrollo sostenible, reforzar la educación de los niños y los jóvenes, incluida la educación física, promover la salud, prevenir las enfermedades, fomentar la tolerancia, el entendimiento y el respeto y facilitar la inclusión social y la cultura de paz.”

En cuanto a la bicicleta, este objeto tan reconocido en todo el mundo, data de 1817. El primer prototipo fue nombrado “Draisiana” en honor al inventor alemán Karl Drais, que creó el primer velocípedo en el S XIX. Desde entonces, el desarrollo y la utilización han ido incrementándose exponencialmente hasta la actualidad.

           CERES. COLECCIONES EN RED. MINISTERIO DE CULTURA
 

Trasladarse tanto en zonas urbanas como rurales con la bicicleta favorece no sólo la actividad física, sino también un mejor cuidado medioambiental.

 

Factores positivos del uso de la bicicleta.

  • Contribuimos a reducir la emisión de CO2 a la atmósfera, un gran problema actual que tenemos en muchas de nuestras ciudades a causa del gran número de vehículos, la mayoría de ellos de índole privado, que circulan al día por las calles.
  • Por otro lado, también ayudamos en la reducción de la contaminación acústica, siendo ésta definida como “la presencia en el ambiente de ruidos o vibraciones, cualquiera que sea el emisor acústico que los origine, que impliquen molestia, riesgo o daño para las personas, para el desarrollo de sus actividades o para los bienes de cualquier naturaleza, o que causen efectos significativos sobre el medio ambiente.” (Fuente: miteco.gob.es/)
  • Se ve favorecido la reducción también en el uso y dependencia de combustibles fósiles, tales como el petróleo, al no ser necesaria el repostaje en gasolina ni diésel para su funcionamiento. De este modo se intenta potenciar sobretodo el uso de vehículos eléctricos, que a largo plazo serán más beneficiosos para el planeta.
  • Se potencia más la presencia de zonas peatonales, al no necesitar tanto espacio los vehículos para circular. Ello supone la presencia de más zonas verdes y menos asfalto. El cambio de tendencia seguramente sea paulatino en las grandes ciudades, pero la importancia que tiene estas zonas peatonales para los habitantes de las mismas es de gran interés, ya que no sólo la salud del planeta se verá favorecida, sino también la nuestra.

                                    

                                     ¡Pedalea por el planeta!

 

Imagen portada: https://www.freepik.es/

Buscador