19 de abril de 2023
La Red de Centros de Formación para el Consumo promueve también la formación en Servicios Bancarios. 

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) define la educación financiera como “la enseñanza de conocimientos, habilidades, comportamientos, valores y aptitudes que permitan a las personas tomar decisiones financieras informadas y sensatas en su vida diaria.”

No se trata, por lo tanto, de enseñar a memorizar términos económicos complicados o vocabulario demasiado técnico, sino fomentar hábitos, conductas, actitudes y rutinas responsables en cuanto al manejo del dinero. “Educación financiera no es enseñar a la gente conceptos que desconocen, sino enseñar a los adultos hábitos y comportamientos que actualmente no practican y enseñar a los niños/as hábitos y comportamientos que deberían practicar.” Foundation for Teaching Personal Financial Education. 

Saber sobre economía u operaciones bancarias no es algo que esté ligado únicamente a grandes inversionistas. La población en general, tanto adultos como jóvenes,  maneja conceptos bancarios cada día relativo a su economía doméstica. Y por este motivo, promover una formación financiera desde edades tempranas resulta indispensable para poder perder ese cierto respeto que se tiene a un tema tan complejo y  a la vez tan cercano para todos. Además nos ayuda a entender cómo funciona el dinero, a aprender sus conceptos básicos, a gestionar de forma eficiente nuestras finanzas, también nos proporciona los conocimientos para tomar las mejores decisiones con nuestro dinero, así como a evitar deudas en el futuro y, por supuesto, ahora que la tecnología afecta a nuestras recursos pecuniarios se vuelve cada vez más necesaria para su adecuada uso y gestión.

Abrir una cuenta bancaria, realizar una imposición o un reintegro, diferenciar entre tarjetas de crédito y de débito, hacer una transferencia, una domiciliación, solicitar un crédito o un préstamo, conocer sus diferencias, valorar la importancia del consumo consciente en este ámbito, conocer nuestros derechos y deberes… son algunas de las cuestiones que se trabajan de manera práctica en el Área formativa de Servicios Bancarios la Red CFC, es decir poniendo a las personas usuarias en situación.


La experiencia nos servirá para actuar de manera responsable en un futuro, ya que podremos acceder a la información que nos proporcionan las entidades bancarias con mayor seguridad, sin el “miedo” de no entender el producto que queremos contratar o el que nos ofrecen.

Por ello, les recomendamos…

-    Apostar por una formación y educación financiera a nivel de usuario/a, para así tener mayor seguridad y contar con aquellas destrezas que nos permitan afrontar acciones que contribuyan a alcanzar nuestras metas. Nunca es demasiado tarde para aprender nuevos conceptos y más cuando están tan vinculados a nuestra vida diaria. Además, siempre podemos implicar al resto de la familia, tanto a niños/as más pequeños como adolescentes, involucrarles en la economía doméstica. 

-    No decidir nada antes de asegurarnos que es lo que queremos y valorar si se ajusta a nuestras necesidades. A través de la alfabetización financiera uno de los objetivos que se persigue es el de fomentar “aptitudes positivas hacia el consumo responsable.” Es decir, tener en cuenta el nivel de ingresos, gastos, ahorro, sobreendeudamiento… que se pueda dar y cómo el consumo está directamente vinculado a esta educación financiera. 

-    No olvidarnos de leer la letra pequeña. Debemos leer detenidamente toda la información que se nos proporciona con relación al producto que queramos contratar. Y ser responsables teniendo en cuenta las circunstancias personales, sociales, laborales y económicas. 

-    Preguntar todas aquellas dudas que tengamos y consultar con agentes externos y profesionales de la materia y de confianza en relación a la gestión oportuna.

-    Confiar en Internet y tener así controladas nuestras finanzas de manera remota. La formación en nuevas tecnologías también resulta imprescindible para que esta alfabetización financiera tenga mayor éxito entre la población.

             Una persona consumidora/usuaria bien informada siempre estará más protegida.

Buscador