16 de febrero de 2024
Nuevos conceptos están surgiendo en los últimos años con respecto al ámbito textil y la necesidad de caminar hacia modelos más sostenibles. Uno de ellos es el que aquí nos ocupa, la moda regenerativa.

La industria textil y confección (incluido el calzado) es considerada una de las más importantes en nuestro país hablando en términos económicos. Pero es necesario ir un paso más allá, y comprender que también se trata de una industria cuya actividad llega a tener un gran impacto medioambiental negativo. Se dice que es la segunda industria más contaminante, únicamente superada por la petrolera. Por este motivo desde hace unos años se buscan modelos más sostenibles que contribuyan a cambiar dicho ámbito y convertirlo en un modelo más respetuoso con el entorno.

Se habla de reutilización de prendas textiles alargando así su vida útil, reciclaje de fibras, creación de nuevas fibras a partir de residuos no textiles, reducción en el uso y consumo de recursos para la fabricación de dichas prendas, nuevos modelos de consumo favoreciendo el trueque y la compra – venta de segunda mano, etc. Y en estos últimos tiempos también se habla del concepto “moda regenerativa.” 

Moda regenerativa

Cuando hablamos de este término en el ámbito textil se está haciendo referencia a la “necesidad de tener en cuenta el proceso de producción textil desde sus primeros pasos.”  Es decir, si se trata por ejemplo de una fibra natural – vegetal como el algodón (una de las más utilizadas en el mundo) hay que ser conscientes de cuestiones como que su cultivo y posterior recolección se basan en el “uso del arado, de pesticidas y herbicidas”, y cuya práctica además “aumenta la exposición del suelo a la erosión… y emite una gran cantidad de dióxido de carbono a la atmósfera.” Si se quiere llevar a cabo una moda regenerativa se ha de ir un paso más allá, y creer en la importancia de regenerar dicho suelo y la naturaleza de donde se haya obtenido esa materia prima para la confección de esas fibras textiles y posteriores prendas.

Tal y como se manifiesta desde el ámbito empresarial en este sentido “la moda regenerativa apela a la conciencia colectiva, para la conservación y preservación de la naturaleza pero también para su regeneración.” 

En los tiempos actuales en los que nos encontramos, sería importante hacer un uso responsable de aquellas materias primas que la naturaleza y entorno nos aporta, y ser capaces de “devolverle el favor”, cuidando mejor de los recursos y apostando por el cultivo y la obtención más eco y sostenible posible. Ello supone la no utilización de tantos fertilizantes químicos que se suelen usar, así como el consumo responsable del agua.

Buscador