23 de junio de 2023
Cada año, el 22 de marzo se conmemora el Día Mundial de Agua, pero esto no significa que no tengamos que promover durante el resto del año un consumo responsable y sostenible de este recurso tan preciado, más con la sequía que en los últimos tiempos venimos experimentando y sufren muchos otros entornos del mundo.

 

No es sólo una celebración más, sino que en la Agenda 2030 de Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Naciones Unidas, el agua ocupa un papel referencial en el Objetivo número 6 “agua limpia y saneamiento”. Este recurso natural es realmente escaso. Solemos pensar que en el planeta hay mucha agua, y que por lo tanto apenas notaremos un descenso de la misma, pero en realidad, agua que podamos consumir y que esté disponible para los seres vivos garantizando su supervivencia, hay muy poca. Por ello promover un consumo responsable y sostenible de ella resulta necesario.

En este sentido las Naciones Unidas se propone no sólo incentivar el logro de dichos ODS a través de medidas concretas para los Estados, sino también promover campañas que despierten conciencia en la sociedad en general y consiga un cambio efectivo, real y sostenible de ciertos hábitos en consumo que nos llevan a vivir situaciones que ponen en serio riesgo la salud del planeta y los recursos naturales que éste nos proporciona. Una de las iniciativas es la campaña global “Sé el cambio”. 

                               

Cartel de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el agua 2023

                                       

Por otro lado, tal y como se ha ido recordando en otras muchas publicaciones, desde nuestro entorno más próximo podemos contribuir a un cambio en positivo y garantizar un mejor cuidado y uso de un recurso tan valioso como es el agua. En las próximas líneas destacamos algunos de estas recomendaciones.

  • Aprovechar siempre que se pueda el agua al máximo, hasta su última gota, por ello si nos ha sobrado agua de la comida o de la cena, qué mejor que utilizarla para regar las plantas. De este modo se estará reutilizando y sacando su máximo provecho.
  • Priorizar la ducha rápida (unos 5 minutos) en lugar de tomar un largo baño. De este modo, el consumo de agua se verá reducido considerablemente en unos cientos de litros.
  • Si se utilizan electrodomésticos como la lavadora y el lavavajillas, lo recomendable es utilizarlos en su carga máxima, ya que por ejemplo, la lavadora consumirá los mismos litros de agua en el lavado, ya tenga en su interior 3 kilos de ropa que 8 Kilos si es su máxima carga. Además, utilizar programas eco si se dispone de ellos sería lo ideal.
  • Arreglar las pequeñas fugas también es importante. Un grifo que gotea, una cisterna que pierde agua… todo ello supone un gran desperdicio de dicho recurso, por lo que ponerle remedio a estas pequeñas incidencias sería fundamental. Muchos seguros del hogar actualmente facilitan su reparación.
Cuatro recomendaciones sencillas, que seguramente ya hemos escuchado y leído en otras ocasiones, pero que sin duda ayudarán a preservar un recurso tan valioso como lo es este “oro azul”, porque ‘Cada gota cuenta’.

Te remitimos también a la siguiente publicación relacionada con ésta: Ocho medidas para ahorrar agua. 

Buscador